Fotografías para toda la vida

En el futuro no te arrepentirás

Hay cosas que no son reemplazables por la tecnología. Es cierto que nos ayuda a tener una vida más fácil y cómoda. Incluso la tecnología bien empleada, ayuda al medio ambiente y a la protección de nuestro planeta. Pero como digo, hay cosas irreemplazables. Como sentarte en tu sofá años después del día de tu boda, y pasar las hojas del álbum junto con tus nietos, —o incluso bisnietos quién sabe— memorando aquel día y contando anécdotas de la familia y amigos.Fotógrafo de bodas Malaga

El tacto del papel bajo tus dedos y la fotografía revelada, es un placer para el alma mientras todos miran con los ojos bien abiertos esas fotos que pertenecen a un futuro lejano e irrepetible. Será en ese momento más que nunca, cuando suspirarás y pensarás, “Menos mal que lo hice bien, y contraté a un fotógrafo” Y es que hay cosas que no tienen precio.

Un fotógrafo saca el máximo partido del día de tu boda, gracias a sus conocimientos tanto teóricos como prácticos de la fotografía, la luz, composición, y software. Ya que si el día no es propicio para lanzar fotos, el fotógrafo está preparado para una vez en ya en el estudio pueda modificar valores como el contraste, el color y la luz, “rescatando” aquel trabajo que ha salido perjudicado por condiciones climatológicas. Lluvia, nieve, cielo nublado…fotografia en malaga

Ante todo calidad

Volviendo al tema de la tecnología, es cierto que hoy en día, los equipos fotográficos no son inalcanzables económicamente hablando. Y seguro que con buenas intenciones, algún miembro de tu familia o del grupo de amigos, es aficionado a este hobby; y se ofrece para fotografiar el evento. De verdad, agradécelo, pero di que no.

Hagámonos una pregunta para comprender está negativa. ¿Tener un coche formula 1, te convierte en piloto? ¿Verdad que no? Se requiere mucho más que solo tener el vehículo. Tener una cámara o un equipo, no significa que sepas manejarlo. Las horas de experiencia, los conocimientos y la maña de un fotógrafo profesional, no se puede comparar con el aficionado.

Y no se trata de ser vanidoso, sino que, en un día tan especial, y sobretodo irrepetible, es mejor asegurarnos de que todo va a salir bien, y especialmente con la máxima calidad posible.

Anclas para la memoriareportaje de bodas

Aunque creamos que jamás se nos olvidará el día nuestra boda. Nuestra cabeza falla a medida que vamos cumpliendo años. La palabra “recordar” viene del latín “recordari”, formado por “re” (de nuevo) y “cordis” (corazón). Así que estrictamente hablando, por su etimología, recordar significa “volver a pasar por el corazón” o “traer de nuevo al corazón”.

Cuando vemos un álbum, ya sea en formato digital, o en papel. Es como abril un cofre lleno de oro. Es un tesoro para nuestra memoria. Ya que las fotografías son recuerdos que no se olvidarán jamás, y hará que nuestro corazón lata como aquel día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *